Beneficios de la práctica regular de la Meditación

IMG_0313

El que lo haya practicado por algún tiempo conocerá los numerosos beneficios que aporta la práctica regular de la meditación. Nos hemos encontrado con este gráfico que resume muy bien algunos de esos beneficios.

Pero ¿sabemos el por qué? Analicemos uno por uno cada uno de ellos. Me he tomado la libertad de cambiar el orden, por darle un poquito de sentido a la secuencia en la que suceden las cosas.

– Lo primero, ayuda a controlar los pensamientos. La meditación es una herramienta o ejercicio que se basa principalmente en centrar nuestra atención en algo en concreto. El objeto en el que centramos nuestra atención variará dependiendo del tipo de meditación que practiquemos. Pero básicamente al centrar nuestra atención conscientemente en algo, y si lo hacemos de forma periódica, logramos disminuir el tráfico de pensamientos que parlotean continuamente en nuestra mente y del que ni siquiera somos conscientes. Al practicar, aumentamos nuestra consciencia de ese “ruido” mental, y adquirimos la capacidad de llevar nuestra atención a donde deseamos.

– Como conseguimos empezar a controlar los pensamientos, proporciona sensaciones de calma, paz y equilibrio. Nuestra mente deja de estar liada y “preocupada” constantemente con los mil pensamientos inconscientes que normalmente nos ocupan, con lo que se crea la “calma mental”.

– Con lo cual, si nuestra mente está calmada, nuestro cuerpo está calmado, se reduce el estrés. Estar ocupado constantemente no significa estar estresado. Si estamos estresados es porque nuestra mente percibe una determinada situación como un peligro potencial y nuestro cuerpo activa todas sus capacidades para prepararse para salir a salvo del peligro. Si nuestra mente está en calma porque hemos conseguido reducir el tráfico mental, hemos aprendido a centrarnos mejor, y dejamos de interpretar situaciones adversas del día a día como si fueran situaciones de vida o muerte, conseguiremos reducir cuantiosamente el estrés en nuestra vida.

– Al reducirse el estrés, nuestro cuerpo consume menos oxígeno, al estar más relajados, aumenta la energía. Aunque realmente no aumenta, lo que realmente ocurre es que no consumimos tanta energía. Reconozcámoslo estar estresado o nervioso es agotador. El estar calmados hace que nuestra respiración sea más profunda, el oxígeno llega a todas las células de nuestro cuerpo, los músculos están relajados. No hay alarmas, no se invierten recursos para actuar en ninguna situación de peligro.

Reduce el dolor y mejora el sistema inmunitario. Cuando estamos estresados, nuestro cuerpo segrega hormonas, como el cortisol, y neurotransmisores, como la epinefrina y la norepirefrina. Si las tasas de cortisol y de estos neurotransmisores superan un determinado umbral, y nuestro cuerpo se satura de adrenalina, ponemos en peligro nuestra salud porque además se consumen recursos de otros sistemas fisiológicos, como el inmunitario, hasta el punto de llegar incluso, en ocasiones, a imposibilitar el adecuado desempeño de sus funciones. Con lo que en la medida en la que reducimos el estrés, y optimizamos nuestra energía, conseguimos mejorar la calidad de nuestro sistema inmunitario. Por otro lado, hay estudios que han demostrado que la práctica continua de la meditación puede reducir hasta en un 40% el umbral del dolor.

– Cuando estamos estresados, se activa el sistema nervioso simpático para así poner en marcha los cambios fisiológicos para intensificar nuestra actividad y así poder enfrentarnos al “peligro”. Estos cambios fisiológicos incluyen el aumento del ritmo cardíaco y de la presión sanguínea, la respiración más superficial, y la liberación de endorfinas para entumecer cualquier posible dolor. Además, otros sistemas, como el inmunológico, el digestivo y el reproductivo, se ralentizan, e incluso en ocasiones pueden llegar incluso a detener su actividad. Esto nos da una idea aproximada de hasta qué punto es perjudicial para nuestra salud que estemos en un estado de estrés constante. Al conseguir con la práctica reducir los niveles de estrés, y obtener sensaciones de calma y equilibrio, nuestro cuerpo también obtiene las consecuencias fisiológicas directas de estos estados, entre ellas está que, aumenta el flujo sanguíneo y se ralentiza el ritmo cardiaco, además, ayuda a revertir enfermedades del corazón.

– Por otro lado, como comentábamos antes, la práctica de la meditación consiste principalmente en enfocar nuestra atención en algo, ya sea el momento presente, o en un objeto en concreto. Esto dispersa la afluencia de pensamientos de cualquier índole, el ruido mental se va silenciando, y nos hacemos más conscientes, o lo que es lo mismo, escuchamos con más atención, lo que tenemos en la mente. Al crear el hábito de centrar nuestra atención en algo, en lugar de dejar que vaya a la deriva, vamos frenando el flujo espontáneo de pensamientos, muchos de ellos del pasado (que pueden causar melancolía, depresión), o del futuro (que pueden causar miedos, ansiedad). Con lo cual, se reduce los sentimientos de depresión, ansiedad, enfado y confusión.

Un pensamiento en “Beneficios de la práctica regular de la Meditación

  1. Pingback: LA MEDITACION – kabbalah hoy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.