El Pranayama

IMG_0321

Cuando el prana se mueve, chitta (mente) se mueve. Cuando el prana está tranquilo, chitta también está tranquila. Por esta quietud (del prana) el yogui alcanza la calma. Por lo tanto debe controlarse vayu (aire).”

                                                               – Verso 2, Cap. II del Hatha Yoga Pradipika

La respiración es la función fisiológica más directamente relacionada con el prana (la energía), y es también un eslabón entre el cuerpo físico y la mente. La actividad físico-mental está íntimamente ligada a la dinámica del proceso respiratorio, y las fluctuaciones de este modifican las constantes vitales y la actividad cerebral. Por ejemplo, cuando la respiración se suspende, la mente queda inmovilizada, debido a que los pensamientos se nutren de la energía que les suministra la respiración.

Conscientes de la interdependencia existente entre estos factores (cuerpo, mente y respiración), los yoguis investigaron a fondo las repercusiones de la respiración y desarrollaron el pranayama, un conjunto de técnicas que regulan el proceso respiratorio, y cuyos principales objetivos son:

a. Purificar el cuerpo físico y el cuerpo energético.
b. Equilibrar los flujos de las energías vital y mental.
c. Incrementar el nivel de energía (prana).
d. Regular el flujo del prana para estabilizar la actividad mental.

Recordemos que una de las premisas básicas del Hatha Yoga es que, al controlar el prana, la mente queda automáticamente controlada. En el Raja Yoga el proceso es a la inversa, controlando la mente se consigue el control sobre el prana.

Beneficios generales del pranayama

– La práctica del pranayama influye positivamente en todas las estructuras del ser humano: el cuerpo físico, el cuerpo pránico y los niveles emocional y mental.
– Mejora la captación de oxígeno y la eliminación del dióxido de carbono.
– Purifica las vías respiratorias y los pulmones e incrementa la circulación sanguínea.
– Asegura la apropiada circulación de los fluídos corporales en los riñones, estómago, intestinos, hígado, etc. Estimula el proceso digestivo.
– Purifica la sangre.
– Tonifica el corazón, el sistema nervioso, la médula espinal y el cerebro.
– Durante la retención se estimula la respiración celular.
– Los textos clásicos del yoga afirman que la práctica del pranayama previene y cura muchas enfermedades y otorga una gran vitalidad.
– Purifica los nadis (canales psíquico-energéticos) y disuelve los bloqueos energéticos.
– Incrementa el nivel de energía y regulariza el fluido pránico dentro del cuerpo.
– Equilibra la actividad de los nadis ida (canal psíquico del cuerpo sutil que conduce la energía mental) y pingala (principal canal de la energía vital).
– Ayuda a la armonización y unión de prana y apana.
– Activa e incrementa el potencial de los chakras.
– Estimula el rendimiento intelectual. Mejora la memoria y proporciona claridad mental.
– Otorga calma y serenidad.
– El pranayama induce a un estado mental profundo que facilita la consecución de los estados de interiorización, concentración y meditación.

Fuente: Extracto del libro “Claves del Yoga, teoría y práctica” del Swami Digambarananda Saraswati, Danilo Hernández.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.