Por qué hacer Yoga

En occidente, el hombre prácticamente no tiene tiempo de pensar quién es, ni de conocer su cuerpo, su mente o su espíritu. Vive obsesionado por la conquista de bienes materiales porque siente que es su posesión lo que le convertirá en un ser valioso ante los ojos de los demás y de si mismo. Y esa forma de vida descentrada del sí mismo, en la cual la reflexión apenas tiene cabida, produce en su cuerpo y en su alma múltiples desajustes que se traducen en formas de estrés, depresiones, insomnio o en graves enfermedades.

000_Par7180329

La práctica continuada de Yoga aporta beneficios a medio y largo plazo para la unidad cuerpo-mente, que es la combinación de aspectos físicos, psicológicos y espirituales del individuo. Y también produce un efecto de bienestar instantáneo.

Los científicos investigan desde hace años el efecto que el yoga puede tener en la mejoría de determinadas enfermedades tanto físicas como mentales. Son múltiples los estudios que corroboran que el yoga tiene efectos positivos en pacientes con depresión leve o con trastornos del sueño, además de ser de gran ayuda para prevenir los trastornos causados por el estrés.

Hay estudios, por nombrar otro ejemplo, que dice que la postura de Savasana (del cadáver), reduce eficazmente la hipertensión, y que la práctica regular de asanas y de pranayama (ejercicios de respiración) puede aliviar dolencias tan diversas como la artritis, la arteriosclerosis, la fatiga crónica, el asma, las venas varicosas y las afecciones cardiacas.

En pruebas de laboratorio, se ha confirmado también la capacidad de los yoguis de controlar conscientemente funciones autónomas o involuntarias, tales como la temperatura, el latido del cardiaco y la presión sanguínea.

Un estudio de los efectos de seis meses de práctica de Hatha Yoga, demostró los siguientes efectos; un incremento significativo de la capacidad pulmonar y de la respiración, reducción del peso corporal y del cinturón adiposo, aumento de la capacidad de resistencia al stress y disminución de los niveles de colesterol y azúcar en la sangre. El resultado de todo ello, es un efecto estabilizador y restaurador de los sistemas naturales del cuerpo. Hoy ya no puede haber duda alguna sobre la eficacia del yoga como medicina, tanto preventiva como curativa.

Como otros tipos de ejercicios, el yoga puede aumentar los niveles de serotonina (neurotrasmisores que se encuentran en varias regiones del sistema nervioso central y que tienen mucho que ver con el estado de ánimo), reducir el estrés oxidativo y la inflamación y promover el equilibrio de lípidos y factores de crecimiento.

Por sus efectos de gran alcance, las asanas de yoga y las técnicas de relajación, hacen un uso eficiente de todos los recursos físicos y mentales, lo cual permite un mejor ajuste en diversas situaciones de la vida y prepara el camino para la salud de las futuras generaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.