¿Tienes 2 minutos?

photo-scan-jellyfish-portaferry

Pues vamos a parar.

A hacer nada.

Tal cual. Deja lo que estés haciendo.

Si estás leyendo esto es porque no estás liado con algo urgentísimo. Permítete inactividad total. Nada de nada durante dos minutos. Suéltalo TODO. Pon atención al ritmo natural de tu respiración y RE-LÁ-JA-TE.

Ahora haz CLICK AQUÍ..

¿Mejor?

Reanuda lo que sea que estabas haciendo o tengas que hacer. Tu mente te agradecerá que intentes hacer esto varias veces al día. Y nada de sentirse culpable: es lo mejor que puedes hacer por tu propio bienestar.

Tomarse un par de minutos después de una o dos horas de trabajo continuas ayuda a mejorar la creatividad, y la atención, y por lo tanto, la productividad. Mientras que no hacerlo puede generar estrés y agotamiento, y de ese ya nos sobra, ¿verdad?.